viernes, 19 de septiembre de 2014

María del Rosario Laverde / Papá II

La familia
Paula Rego
María del Rosario Laverde
Papá II

Papá sale en las revistas. No quiero que otros lo miren. Papá me lleva al colegio. No quiero que las niñas lo miren. Papá se rasca los oídos con una llave. Papá me avergüenza. Papá se fue de viaje. Papá no va a volver. Le ponen su nombre a un edificio. Todos entran y salen de papá.


martes, 16 de septiembre de 2014

Garcilaso de la Vega / Relación de la vida del soldado de fortuna


Garcilaso de la Vega
RELACIÓN DE LA VIDA DEL SOLDADO DE FORTUNA DONDE EN SOLAS ONCE SÍLABAS MÉTRICAS SE COMPRIMEN SUS ENSUEÑOS, SU DERROTA ANTE LA REALIDAD Y SU DILATADA MISERIA

Gran paga, poco argén, largo camino.



viernes, 12 de septiembre de 2014

Bibiana Bernal / Epifanía de invierno




Fotografía de Natalia Deprina

Bibiana Bernal
EPIFANÍA DE INVIERNO


Corro bajo la lluvia hacia mi casa. La mujer que soy desaparece. La niña de nueve años que jugaba y danzaba por su barrio mientras llovía, recupera en mí sus pasos. Con el regocijo de la infancia mis pies hacen fiesta en los charcos. Al abrir la puerta, mujer y niña cruzamos mojadas por el agua del presente y del pasado.


jueves, 11 de septiembre de 2014

Alfonso Pedraza / El esperador esperado


Alfonso Pedraza
EL ESPERADOR ESPERADO

Para volver, Odiseo aguarda, desde hace añales, que la túnica esté completamente tejida.



martes, 9 de septiembre de 2014

Saúl Gómez Mantilla / Inteligencia taurina



Saúl Gomez Mantilla
INTELIGENCIA TAURINA

Tanto leyó el toro sobre tauromaquia, que en el ruedo, embistió el rojo corazón del torero.



sábado, 6 de septiembre de 2014

Fernando Iwasaki / La cueva


Fernando Iwasaki
LA CUEVA

Cuando era niño me encantaba jugar con mis hermanas debajo de las colchas de la cama de mis papás. A veces jugábamos a que era una tienda de campaña y otras nos creíamos que era un iglú en medio del polo, aunque el juego más bonito era el de la cueva. ¡Qué grande era la cama de mis papás! Una vez cogí la linterna de la mesa de noche y les dije a mis hermanos que me iban  a explorar el fondo de la cueva. Al principio se reían, después se pusieron nerviosas y terminaron llamándome a gritos. Pero no les hice caso y seguí arrastrándome hasta que dejé de oír sus chillidos. La cuerva era enorme y cuando se gastaron las pilas ya fue imposible volver. No sé cuántos años han pasado desde entonces, porque mi pijama ya no me queda y lo tengo que llevar amarrado como Tarzán.
He oído que mamá ha muerto.



jueves, 4 de septiembre de 2014

Fernando Iwasaki / Violencia doméstica



Fernando Iwasaki
VIOLENCIA DOMÉSTICA

Aunque hace tiempo que no le pego, el condenado de su padre todavía desea venganza. Cuando recién nos casamos jamás me dio miedo porque era  un mequetrefe más pendiente de sus libros y otras mariconadas. En esa casa no sabían lo que era un hombre y por eso me tuve que imponer. Cuando estaba vivo era un gusano insignificante, pero ahora me azota y me abofetea. Y encima el condenado se ríe.


martes, 2 de septiembre de 2014

Fernando Iwasaki / La casa de reposo

Ilustración de Milo Manara

Fernando Iwasaki
LA CASA DE REPOSO
                                                         
La madre superiora miró hacia el cielo como buscando una señal divina, y en sus ojos desvelados de oraciones reverberó cristalina una lágrima.
-¿Y dice usted que el viejo profesor se niega a ir a misa, hermana?
-Así es, hermana. Y maldice y ofende a María Santísima.
-No importa, hermana. Llévelo entonces a dar un paseo por el huerto.
-Sí, reverenda.
-Hermana...
-¿Sí, reverenda?
-Que parezca un accidente.