sábado, 7 de mayo de 2011

Ana María Matute / Música


Ana María Matute
MÚSICA

Las dos hijas del Gran Compositor -seis y siete años- estaban acostumbradas al silencio. En la casa no debía oírse ni un ruido, porque papá trabajaba. Andaban de puntillas, en zapatillas, y sólo a ráfagas, el silencio se rompía con las notas del piano de papá.
Y otra vez silencio.
Un día, la puerta del estudio quedó mal cerrada, y la más pequeña de las niñas se acercó sigilosamente a la rendija; pudo ver cómo papá, a ratos, se inclinaba sobre un papel, y anotaba lago.
La niña más pequeña corrió entonces en busca de su hermana mayor. Y gritó, gritó por primera vez en tanto silencio:
—¡La música de papá, no te la creas...! ¡Se la inventa!

1 comentario:

  1. Desde que visito este blog,he llegado a creer que las novelas son una sucesión de minicuentos..
    Va uno:
    "Uno de mis recuerdos más lejanos se remonta a la noche en que ví correr al Unicornio que vivía enmarcado en la reproducción de un famoso tapiz.
    Con asombrosa nitidez,le ví echar a correr y desaparecer por un ángulo del marco,para reaparecer enseguida y retomar su lugar; hermoso, blanquísimo y enigmático."
    De Ana María Matute,al comienzo de "Paraíso inhabitado".

    ResponderEliminar